¿Qué es la Escuela Dominical?

La Escuela Dominical tiene su origen en los planes eternos de Dios para su pueblo. Dios estableció que se reunieran los varones, mujeres y niños y extranjeros para que oyeran, aprendiera, temieran a Dios y se preocuparan por poner por obra la palabra de Dios Deuteronomio 31:12-13:”Congrega al pueblo, los hombres y las mujeres y los pequeñuelos y tu residente forastero que está dentro de tus puertas, a fin de que escuchen y a fin de que aprendan, puesto que tienen que temer a Jehová el Dios de ustedes y cuidar de poner por obra todas las palabras de esta ley. Y los hijos de ellos, que no han sabido, deben escuchar, y tienen que aprender a temer a Jehová el Dios de ustedes todos los días que ustedes estén viviendo sobre el suelo hacia el cual van a cruzar el Jordán para tomar posesión de él”.

Esto nos da a entender la importancia que Dios le da a la enseñanza de su Santa palabra, y que esta palabra debe ser escuchada por toda la familia, y aún por aquellos que no conocen al Dios verdadero.

La Escuela Dominical llena exactamente el gran deseo de Dios, ya que en ella estudian la Palabra de Dios, la iglesia (su pueblo) y lo que no conocen a Dios. Dios también ordenó a los padres que enseñaran la Palabra de Dios a sus hijos en el hogar, ya que la principal y mejor enseñanza se da en el hogar en los primeros años de vida de las personas Deuteronomio 6:6-9 “ordena a los padres: Y estas palabras que te estoy mandando hoy tienen que resultar estar sobre tu corazón; y tienes que inculcarlas en tu hijo y hablar de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino y cuando te acuestes y cuando te levantes. Y tienes que atarlas como señal sobre tu mano, y estas tienen que servirles de venda frontal entre los ojos; y tienes que escribirlas sobre las jambas de las puertas de tu casa y sobre tus puertas”. Cuando en los hogares se cumple este mandato divino, los hijos aprenden a amar a Dios y su obra, la patria tiene buenos ciudadanos, y la iglesia es bendecida.